ZEN ART

LUISMA BERROS

españa United Kindong
  
  
		Cuando me pregunto cómo puedo hacer algo bueno para el prójimo a través de 
     la pintura, el sentimiento me lleva al arte como medicina, aliento y vuelta al origen, en 
     el equilibrio, armonía, orden y conexión con el cosmos y la naturaleza en un reflejo de 
     nuestro universo interior.
		Durante mi juventud, tras una básica formación me adentré y practiqué la pintura 
     expresionista, principalmente en la vertiente neoexpresionista, aunque también en la 
     abstracción y en el paisaje, desembocando dichas prácticas en el arte zen, en el cual 
     estoy ahora trabajando, en paralelo con la práctica del zen en la sangha de Plum Village 
     en base a la enseñanza del noble maestro Thich Nhat Hanh y su linaje.
		Y, sin embargo, la obra que salía de mi alma siempre fue de algún modo zen, 
     caminando hacia un silencio sanador, la paz, el vacío, la catarsis, la transcendencia, la 
     autenticidad, la esencia… De hecho, el zen va a la esencia.
     

		La pintura china antigua ha seguido una evolución que va de una tradición 
     marcada por el realismo hacia una concepción cada vez más espiritual. Por espiritual no 
     entendemos una pintura de temas religiosos, sino una pintura que tiende de por sí a 
     convertirse en espiritualidad.
		Este tipo de pintura no busca ser un simple objeto estético; tiende a convertirse 
     en un microcosmos que vuelve a crear, de igual manera que el macrocosmos, un espacio 
     abierto donde la verdadera vida sea posible. Así, recreando un microcosmos total en el 
     que prima la acción unificadora del Aliento-Espíritu, en la que el propio vacío, lejos de 
     ser sinónimo de impreciso o arbitrario, es el lugar interno en el que se establece la red 
     de los alientos vitales. Ahí se asiste a un sistema que actúa por integraciones de 
     sucesivas aportaciones más que por rupturas. Y la Pincelada, cuyo arte es llevado por 
     los pintores a un grado supremo de refinamiento, al encarnar lo Uno y lo Múltiple en la 
     medida en que se identifica con el propio Aliento original y con todas sus metamorfosis, 
     no contribuye menos a esta permanencia de una práctica significante inagotablemente
     perseguida.
								                                       François Chang


		La experiencia penetrante de la no-mente llegará de manera natural cuando te 
     mantengas internamente vacío y tranquilo mientras permaneces externamente 
     desidentificado de tus percepciones. Entonces las preocupaciones no afectarán a tu 
     pensamiento y tu espíritu permanecerá imperturbable en medio de cualquier 
     perturbación.
								                                       Maestro Yuan Wu


		Así pintando, desidentificado de las percepciones, desde la esencia en una 
     incólume transcendencia.


		Una vez establecido el contacto espiritual, las formas esenciales serán realizadas; 
     el espíritu del universo será, asimismo, percibido. ¿No será entonces la pintura tan 
     verdadera como la naturaleza misma?
								                                       Zong Bing